avance

0%
Recuerdos recuperados
De los parches de cultura pop que nos guardamos.

escape
corchea

Tanalasta

Melómana






Analiza

hace 567 dias


180 seg

Tengo que confesar algo: no he visto las últimas temporadas de Game of Thrones. Entonces, para sustituir la dosis que necesito de barbarie en mi vida tengo que ver otras series o películas en lo que me doy a la tarea de ponerme al día con GoT. Primero fue Espartaco, luego American Horror Story y -perdón, me salté Vikingos pero si la voy a ver- ahora estoy viendo Outlander.

 

Más allá de lo que yo pueda decir de la serie o mi obsesión con los amores bárbaros (la sangre, la mugre, la magia y el sexo) ver Outlander me recordó que hay ciertas cosas de esas tierras que me gustan mucho y un día, mientras veía a uno de los actores bailar y escuchaba la música de las gaitas, desenterré un recuerdo que tenía albergado en lo más recóndito de mi memoria: Recordé que hace diez años (estoy evidenciando mi edad) me tocó ver un espectáculo de Lord of the Dance que me pareció fascinante. Me enamoré de la música, del estilo, de todo lo que eso representaba culturalmente hablando. Del concepto del baile y la música tradicionales y cómo eso representa ciertas características de una nación entera en el resto del mundo.

 

En el caso de México, espectáculos de mariachi o de ballet  folclórico irremediablemente nos harán sentir orgullosos de nuestro país en donde sea que estemos. No importa lo mal que pueda estar todo en el país (porque lo está), estos destellos de tradición y cultura siempre nos harán sentir orgullosos de donde venimos y con ganas de cambiar el mundo, de anunciarle al mundo que México tiene cosas hermosas de las que también deberíamos estar hablando. En lo personal, saber que artistas mexicanos que van desde Luismi y Juanga hasta Lila Downs, se presentan en lugares exóticos del mundo hacen que yo me sienta orgullosa de mi país. Me siento orgullosa hasta cuando los borrachos cantan Cielito Lindo en el Octoberfest porque eso significa que la percepción de México en el mundo no es todo corrupción, drogas y violencia.

 

Lo bonito de haber recordado el espectáculo de Lord of the Dance, es que también me acordé que más o menos por esas mismas fechas también vi a STOMP. Y en contraste con el mariachi o con el baile irlandés, STOMP representa para mi la combinación de todas las influencias culturales de la escena artística de Nueva York, y el hecho de que viajara por el mundo y que siga vigente hoy para mi quiere decir que representa un espacio cultural contemporáneo del que todos tenemos referencia. Eso es lo bonito de la cultura pop y los recuerdos reprimidos, que de vez en cuando, olemos, leemos, vemos o escuchamos algo que es tan universalmente popular, que nos remite a otra cosa (los ritmos, el concepto, etc).

 

 

Probablemente en algo así estaban pensando las autoridades mexicanas cuando decidieron involucrar a Nortec on el Cirque du Soleil para hacer un espectáculo inspirado en la cultura mexicana. El espectáculo se llama Luzia y aunque -como con todo- hubo a quien no le pareció tan buena idea dadas las precarias condiciones de la promoción cultural al interior del país, al menos yo tengo la certeza de que México forma parte ya de un pedacito de cultura universal contemporánea porque nadie puede negar que un concepto como el Circo del Sol no está ya grabado en nuestra memoria colectiva de la cultura pop.

 

Recomendación musical: The Chamanas. Porque el fin pasado compartimos una colaboración buenísima con los Ángeles Negros en PopSoup.

 

Concierto al que quiero ir: El Hellow Fest en Monterrey. Nunca he ido a un festival en Monterrey. (También quiero ir a ver a Mark Ronson en TAG pero de eso no tengo esperanzas)

 

¡Gracias por leerme! Si ya llegaste hasta aquí, tal vez quieras echar un vistazo a mi blog de cultura pop (mostly música y cine) llamado PopSoup. En el mundo laboral escribo cosas de negocios y viajes, doy consultoría de comunicación y relaciones públicas para pequeñas empresas y marcas de tecnología, viajes, estilo de vida, etc. Puedes seguirme en Twitter o contactarme qquí. 

smartia, 2016. Derechos reservados